razón y dios

“Pocas veces ha registrado la historia una lucha más solapada, insidiosa y espantosamente sostenida, como esta lucha que hace treinta años se está librando en España, entre la teocracia y el liberalismo. Pocas veces se verá un conjunto de víctimas, heroicas casi todas, más espantosamente perdidas en lo anónimo que esta hueste de racionalistas españoles que, desde la Restauración acá, se van muriendo, abrasados por los manejos inquisitoriales, sin dejar huellas beneficiosas para la patria, sin que sus nombre se conserven siquiera, para edificación del porvenir…”.

Rosario de Acuña, carta a la tripulación del vapor “Felisa”, 23 de abril de 1911

[soundcloud url=”http://api.soundcloud.com/tracks/33640178″]

Voz: Juan Romero Gómez. Comentarios del vecindario de Rosario de Acuña recogidos en un diario cubano. *

La ciencia tal como la entendemos hoy era a finales del diecinueve una actividad apenas naciente. El método experimental había nacido a finales del diecisiete en Inglaterra, cuando la separación entre pueblo y aristocracia era aún un abismo. En aquella época, antes de la revolución industrial, la gente pobre vivía principalmente en el campo, alejada de la vista de señoritas y señores. Pero a finales del diecinueve, la industrialización en las principales ciudades europeas inundó las urbes de mareas de personas harapientas con lenguajes, costumbres y saberes que asustaban a las clases pudientes.

En ese contexto de angustia e incertidumbre, la iglesia católica se unió al saber científico para demostrar que el saber popular era una amenaza al progreso, la higiene y las buenas costumbres. Remedios y curas de enfermedades, formas de implementar la justicia y maneras de hablar de las gentes humildes ardieron entonces en la hoguera del progreso como antes lo habían hecho durante la Inquisición. Y el clero se alió astutamente con la ciencia en un baile acompasado entre razón y moral que aún hoy domina nuestras creencias y maneras de hacer ciencia.

* Fuente: Fernández Riera, Macrino. Rosario de Acuña en AsturiasEd. Trea, Gijón, 2005

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *